Restaurantes en Villa Crespo

Realizar una nueva búsqueda:


Filtros elegidos

Villa Crespo x

Sobre el barrio de Villa Crespo

El barrio de Villa Crespo es otro de los que creció a partir de la abundancia de propuestas que había en el barrio de Palermo. Desde hace varios años, el primer detonante de su crecimiento fue la llegada de las tiendas de ropa. Y desde allí, la gran afluencia de público reclamó lugares donde comer para no tener que trasladarse a otros barrios. Así llegaron, en el medio de la tensa calma de Villa Crespo, distintos restaurantes, pequeños, con un estilo que serpentea entre la bohemia y lo artesanal, y que junto a los clásicos de la zona ampliaron el paraíso de aquellos a los que les gusta comer bien. Varios de ellos, ofrecen su cocina a partir de constituirse como cafecitos modernos y cosmopolitas, pero también, aparecieron los restaurantes a puertas cerradas, las parrillas, de cocina de autor, porteña, deli y casera. Y entre ellos, algunos bares de reconocida calidad.

El ambiente se caracteriza por las casas viejas que fueron recicladas, alguna que otra vieja fábrica que ha quedado en desuso, talleres, y la presencia de amplias zonas residenciales, que transmiten un clima barrial cálido y silencioso. Con su particular onda, el barrio se volvió encantador y convocante, fundamentalmente a partir de la revolución que ocasionaron los outlet de ropa de marcas reconocidas. El fenómeno provocó que, tanto los turistas, como los porteños, vieran allí la posibilidad de encontrar un nuevo ambiente para disfrutar del momento de la comida.

Con el tiempo, esta zona gastronómica se volvió cada vez más heterogénea y sirvió como alojamiento para el desarrollo de nuevas tendencias. Y la comunidad que allí residía, amante del popular carnaval porteño y con una profunda sensibilidad por sus espacios, amplió la cordialidad hacia estos nuevos protagonistas. Entre sus lugares emblemáticos están: la parroquia San Bernardo Abad, la antigua farmacia Del Águila, la plaza 24 de Septiembre, el conservatorio Odeón y el Conventillo de la Paloma