Restaurantes en Puerto Madero

Filtros elegidos

Puerto Madero x

Disponibilidad

Cocina

Beneficios

Ideales para

Rango de precios

El barrio de Puerto Madero

Puerto Madero es identificado como uno de los corredores gastronómicos más importantes de la ciudad, junto al barrio de Palermo. Su oferta gastronómica ha crecido para reconocerse como amplia y diversificada, donde podemos encontrar restaurantes ideales para reuniones de negocios, encuentros con amigos, salidas románticas o comidas familiares. Cada uno de los restaurantes allí ubicado, se encuentra abierto día y noche, y sostienen una premisa fundamental: ser los mejores, dentro de su propuesta, y en la especificidad de su cocina.

Un detalle importante es que todos los establecimientos han hecho de su ambientación un punto clave, siendo sofisticados y elegantes, para no perder la belleza del entorno que los acobija, y donde además, incorporaron los espacios de cara al río para comer al aire libre.

Esta vista hace de Puerto Madero uno de los lugares más exclusivos y deseados. En su historia, el barrio fue originariamente un puerto adonde llegaban grandes buques que transportaban y descargaban allí mercaderías, el cual había sido construido a partir de diques y el relleno de una isla artificial. Esto se debió a que en un primer momento, la escaza profundidad del río impedía a los navíos que se acercaran a la costa. De ese mismo proyecto, nacieron los depósitos construidos a partir de una fachada de ladrillo con una estética británica que hoy se conocen como docks, y en donde se emplazan gran parte de los restaurantes de la zona. Éstos fueron reciclados a partir de 1994.

Con los años, allí han comenzado a instalarse oficinas de importantes empresas, reconocidos restaurantes, hoteles de alta gama y otros desarrollos inmobiliarios. En esta área elegante, se emplazan entre otros, la Universidad Católica Argentina, el museo Fragata Sarmiento, el Casino Flotante, parques y plaza, y el Puente de la Mujer, que es un homenaje que este barrio les brinda y por esos varias de sus calles llevan nombres de mujeres de las artes, la cultura, la ciencia y la política. Esto llevó además a que se constituyera como un importante espacio turístico con identidad propia, por donde circulan extranjeros en forma permanente, y que deambulan junto al porteño en sus peatonales, esas que invitan a caminar y disfrutar de la vista al río.