Bar Santa María
  1. Restorando Buenos Aires
  2. Restaurantes en Belgrano
  3. Cocina De autor
Encontrá restaurantes similares a Bar Santa María
Este restaurante no acepta reservas o descuentos online.
Llamalos o reservá en otros restaurantes con hasta un 40% de descuento.

¡Conseguí hasta 50% OFF desde nuestra App! 🍝🍷

Este restaurante no acepta reservas o descuentos online.
Llamalos o reservá en otros restaurantes con hasta un 40% de descuento.

Bar Santa María

7.9/10

192 opiniones

$450 - $600 por persona
Comida
De autor

Santa María es una novedosa propuesta del barrio de Belgrano que basa su experiencia en una intensa barra de tragos a la cual acompaña con diferentes platos de autor, y sin descuidar a los diferentes comensales del día: el que llega al mediodía, de tarde o a la noche. Alojado sobre una esquina perfectamente iluminada de noche, Santa María exhibe un salón amplio, de estilo tradicional y con identidad de barrio, y que no pierde el encanto necesario para ser una tentación al momento de pensarlo como un espacio para ir con amigos a divertirse. Se destacan el mobiliario, su piso damero, el protagonismo de la barra y los innumerables ventanales que coquetean con el exterior. En cuanto a la carta del lugar, asoman sabores como el del pechito de cerdo horneado sobre mix de especias, miel y vino blanco, acompañado de papas rosti y gastric asiática o el pollo crocante con salteado de mango y jengibre, galleta de pera y salsa de mandarina. Y entre sus tragos, se destacan el Negroni y el Old Fashioned.

Ver más
Juramento 1905-BelgranoBuenos Aires
Servicios
Aire acondicionado
Wifi
Barra de tragos

Opiniones de usuarios (Viendo 1-5)

192
7.9/10
Excelente
48.6%
(90)
Bueno
38.4%
(71)
Malo
13.0%
(24)
7.9/10
Comida
8.0/10
Servicio
7.9/10
Ambiente
Los usuarios destacaron
    Ideal para grupos
    Ideal para parejas
  • Cecilia G.

    Quería comentar que el domingo 5 de agosto a las 19:30h. Fuimos, como solemos ir, al bar Santa María. Nos sentamos en una mesa ubicada en la entrada, a la derecha de la puerta que esta sobre Juramento. Luego de 15 minutos apareció una camarera que con una figurada sonrisa, cántico de acento extranjero y su pelo morocho desorganizado, prometía una atención extra-ordinaria y… ¡vaya si lo fue!. Antes de saludar, pregunto cuál era nuestra orden, olvidando otro pequeño detalle, ofrecer el menú. Luego de 10 minutos apoyo dos cartas sobre la mesa, giró bruscamente y volvió a irse. Cuando la volvimos a ver cerca, la llamamos para realizarle el pedido (que tomó presurosamente con su memoria), y luego de transcurridos unos 25 minutos se acercó para comunicarnos que la cafetería tenía "demoras" por lo tanto la orden tardaría 15 minutos más. En el momento le consulte si era nueva en el sitio, me dijo que llevaba 4 meses trabajando; en ese instante me tome un segundo para observarla y le comente que no me gustaba la situación de tener que disculpar todas sus faltas y las del lugar... Me admiré mucho al ver su reacción ya que sin escuchar la crítica de un cliente, de manera indiferente, dio la espalda nuevamente con su cabello desalineado (gastronómicamente hablando) y se fue. Eso determinó que también nos levantaramos y decidieramos no elegir un servicio con un costo tal alto. ¿Qué nos quedaba por hacer? ¿Quejarnos al dueño y/o encargado que estaba muy preocupado por pasar música cuando tenía el local estallado de clientes con caras de circunstancia?. ¿Para qué quejarnos? ¿Para obtener un descuento o una disculpa que no es sincera por esa muchacha que consiguió el trabajo quizás a través de la sonrisa de la necesidad?. Se me ocurre reflexionar, en que nadie la instruyó en modales, atención al cliente y/o en metodología laboral. En fin... no es un mal bar, pero consideramos tiene la característica de la “Perinola”... a veces sale bien y otras sale mal, o muy mal y pareciera no importarles. Porque prefieren quizás ahorrar dinero en salarios, en capacitaciones, en materia prima, o en algo "X" y sacar una ventaja ofreciendo el típico "es lo que hay". Más allá de todo lo que me explaye agradezco el percance, porque nos fuimos y eso nos llevó a otro sitio a pocas cuadras donde recibimos el servicio y la atención por el cual nos gustó elegir y estimamos que si correspondía pagar. Es solo nuestra opinión y a lo único que apelamos es a tener la elección de ir a un bar y sabiamente poder “Tomar” lo que nos gusta y de la manera que lo merecemos. Saludos!

    Ver más
  • Jaime G.

    Lindo lugar,tranquilo,se come bien, te atienden bien...volvere

    Ver más
  • Sylvie S.

    Pedimos la pesca del dia con vegetales asados, muy fresca y sabrosa aunque escasa la porción. Nos quedamos con ganas de más. Volvería

    Ver más
  • Javier B.

    Buen lugar para cenar. Una carta no muy extensa pero con opciones interesante. Los precios razonables

    Ver más
  • Gonzalo F.

    Excelente. Muy buena comida, muy buen ambiente y gran servicio, la comida riquísima, en tiempo y forma. Muy recomendable

    Ver más