Restaurantes para la búsqueda akira

Realizar una nueva búsqueda:


Filtros elegidos

Recoleta x

Sobre el barrio de Recoleta

El barrio de Recoleta ha recobrado en los últimos años un brillo propio. En gran parte, esto se debe al desarrollo y crecimiento de hoteles boutique, modernos y elegantes, que han acompañado su propuesta con la creación de restaurantes propios premiados internacionalmente. Éstos ofrecen cocinas de autor y gourmet, a través de platos elaborados, exóticos y refinados, e incorporando técnicas novedosas en la cocción de sus presentaciones. Muchos de ellos se encuentran ubicados sobre la peatonal Ortiz. Pero no son los únicos. También han contribuido al desarrollo de este circuito gastronómico, la aparición de los bares exclusivos de esos hoteles, con una propuesta sofisticada, que son además reconocidos por su calidad y que hacen de los tragos una verdadera experiencia intensa.

En este microclima de intimidad que parece ofrecer Recoleta, y una mística que ha ido cosechando con el tiempo, también han aparecido locales que ofrecen comidas regionales y diversas casas de té que invitan a pasar la tarde a través de espacios cálidos y modernos, por donde además circula de manera silenciosa una importante parte de la cultura porteña. Ello contribuye a un movimiento de personas durante todo el día, y que da paso luego a una noche glamorosa a través de la iluminación particular que da vida cuando la oscuridad llega y deja el camino abierto a pubs y discos distinguidos.

En este barrio, el turismo es un actor importante, a partir de su presencia en estos diferentes hoteles. Desde allí, salen junto al porteño inquieto a conquistar los secretos de un barrio que no ha perdido su elegancia con el tiempo. Se trata de un barrio histórico, clásico, que mantiene sus costumbres, y en donde predomina el estilo residencial con un paisaje arquitectónico que ha tomado elementos del estilo francés. Allí se emplazan, el Cementerio de La Recoleta, el Museo Nacional de Bellas Artes, la Biblioteca Nacional, la plaza Alvear, el Centro Cultural Recoleta y la Iglesia del Pilar. Espacios que son acompañados por un público con un regular consumo de bienes culturales y una impronta por el clasicismo.