Restaurantes para la búsqueda akira

Realizar una nueva búsqueda:


Filtros elegidos

Centro x

Sobre el centro de Buenos Aires

En el centro porteño, el elemento fundamental que da identificación al barrio es justamente que estamos en un espacio que es el centro de la ciudad. Los restaurantes de la zona acompañan esta fisonomía, a partir de propuestas que en primer lugar tienen en cuenta a la inmensa cantidad de trabajadores que circulan por allí a diario, por lo que el mediodía cobra un protagonismo fundamental. Hablamos de cocinas porteñas donde lo importante es comer bien, abundante y sin demasiadas vueltas. Éstas conviven con aquellos restó que coquetean con la presencia e importancia de grandes salas de teatro, donde la salida nocturna se amplía y entonces ofrecen opciones más elaboradas. Además, la revitalización de la zona a partir de las sendas peatonales ha dado lugar a espacios más jóvenes, frescos, con bares cercanos al tapeo y que ofrecen una cálida ambientación, ideal para el encuentro con amigos a la salida del trabajo. Eso ocurre por ejemplo con la calle Reconquista.

En este barrio, se emplazan una serie de elementos simbólicos en importancia para la ciudad y de cara al turismo. Se nos aparece el Obelisco, el teatro Colón, el Cabildo, la Casa Rosada, la Catedral, el Palacio Municipal y tantas otras estructuras arquitectónicas majestuosas que impactan y entre los cuales se va asentando, entremezclado, el circuito gastronómico del centro porteño. Por la presencia de estos lugares, la afluencia del turismo es importante en cantidad, lo cual ha obligado a los restaurantes a incluirlos a partir de fusiones que se transmiten en la carta, y en los cambios de clima que, en un mismo lugar, vive la zona durante el día y durante la noche.

Un detalle importante es que aquí también tienen presencia hoteles diversos, que abren sus puertas para invitarnos a conocer su restaurante y los cuales por las noches también dejan espiar a la barra de tragos. El centro porteño parece cambiar de aire con la misma velocidad con la que prendemos y apagamos una luz. En un abrir y cerrar de ojos, todos los que están allí, se ofrecen dispuestos a descubrir un barrio que en el silencio de la noche, ofrece una de sus mejores caras.